Al otro lado del cristal: Do you know the dreams of mannequins?

En mi fotografía de calle hay un tema que me atrae especialmente, y es que rara vez hay una salida en la que no  haga una foto de un maniquí de una tienda. Cuando se comienza con la foto de calle, nuestra timidez hace que nos peguemos a los cristales de las tiendas y a través de sus reflejos captemos el ambiente callejero. Esto hace que irremediablemente, terminemos por deparar en esos maniquíes que como reclamos, se nos muestran a través de esos cristales. Sin embargo, lo que al principio no era más que un recurso para adentrarme en la foto de calle, se ha ido convirtiendo en algo más, diría que casi en un germen de un proyecto futuro.

Para mi, esos maniquíes, con el grado de detalle que hoy nos ofrecen, vestidos a la moda, con gestos y poses propias de los humanos, iluminados hábilmente con focos que los envuelven en atmósferas realmente sugerentes, generan en mi mirada una atracción especial. Si además, dejamos que el reflejo de la ciudad se mezcle con sus imágenes, se nos abre un campo atractivo. Finalmente, si a esto añadimos escenas en las que se producen vínculos entre estos maniquíes y los transeúntes, las fotos resultantes pueden provocar emociones interesantes.

La fantasía se me dispara, y pienso si no será que estos maniquíes forman un mundo paralelo desconocido para nosotros. Un mundo aparte en el que sólo cobran vida cuando nadie los observa. También me gustan esas imágenes en las que las miradas de las personas que se paran ante las figuras de los maniquíes destilan esa ilusión por alcanzar ese “look” que provoque la admiración del resto del mundo. Objetos de deseo.

Son muchos los fotógrafos que han dedicado una parte de sus fotos a cubrir este campo, tanto de reconocido prestigio como otros muchos que como yo, permanecerán en el anonimato. Un maestro de la street photography como Lee Friedlander es uno de ellos. En su serie de retratos de maniquíes, mezcla las figuras de los maniquíes con las de los reflejos de la ciudad, llegando incluso a incluirse a modo de autoretrato en ellos. Es como si a través de estas fotos, Friedlander nos quisiera mostrar que quizás estos maniquíes intentan abrir un cierto diálogo con nosotros. Esta serie está editada en un libro titulado Lee Friedlander: Mannequin.

 

Friedlander : Mannequin (C) Lee Friedlander : Mannequin

Pero no sólo podemos beber en las fuentes de los grandes maestros para buscar nuestra propia inspiración en este campo, sino que las redes sociales están repletas de fotos de maniquíes, existiendo incluso grupos especializados en ellos. A mí personalmente me atrae de manera especial la mirada particular de Raphael Preston, que podemos localizar en Flickr. Centrado en la fotografía de maniquíes considero que se ubica unos cuantos peldaños por encima de la media, alcanzando un aura en sus fotos de tal calibre que casi cobran vida sus maniquíes. Es cierto que las tallas fotografiadas facilitan el trabajo, sin embargo, la luz que las baña está hábilmente buscada, transcendiendo casi el mundo real para adentrarse en ese otro plano al que hacía referencia sobre un mundo paralelo.

Autun France 2016
(C) Raphael Preston

Otra manera de abordar la fotografía de maniquíes nos la muestra Jonathan Faus, a través de su proyecto Una mirada indiscreta. El interés en este caso se centra en el afán de Faus por buscar esos vínculos entre personas y maniquíes, ofreciendo interacciones entre ellos que aportan una nueva dimensión en el significado de las imágenes: ¿quién observa a quién?.

Jonathan Faus: una mirada indiscreta (C) Jonathan Faus: una mirada indiscreta

En flickr podemos encontrar varios grupos que tienen como temática exclusiva la foto de maniquíes, entre ellos tenemos Mannequin Hunters, Mannequins, y Mannequins en vitrines. Aunque no todas las fotos que nos muestran estos grupos podríamos encuadrarlas dentro de la foto de calle, pueden servir de base para encontrar esa “inspiración” a la que hacía referencia en párrafo anterior.

Así pues, ya no hay excusas para salir a la calle y buscar esas escenas callejeras en las que se incorporan los maniquíes para aportar nuevos significados, nuevas lecturas.

Con permiso del lector, concluyo aportando mi propia visión sobre este tema, que he titulado Do you know the dreams of mannequins? (también empleo el título de Mannequin Dreams).

Mannequin Dreams

El resto de la serie podéis verlo en http://eduardoaponce.es/mannequin-dreams/proyecto-mannequin-dreams/.

Fuentes consultadas:

The New York Photo Review: Complex reflections

Oscar en fotos: Lee Friedlander y su paisaje social

Raphael Preston (Flickr)

Jonathan Faus: Una mirada indiscreta

Web de Jonathan Faus

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*